Quizás cuando acudes al supermercado, notas que prefieres comprar aceite de oliva por encima de otros tipos de aceites. Puede parecer irónico, pero te encuentras fuera de las estadísticas globales.

Esto se debe a que la gente prefiere consumir otro tipo de aceites, como el de canola o el de girasol. Pero, en todo caso eso es algo que está cambiando, debido al número de países que exporta aceite de oliva.

El aceite de oliva tiene una tradición sin precedentes, gracias a sus múltiples aplicaciones. No por nada, tantos escritores y poetas le han dedicado tantos versos y escritos, como Pablo Neruda o García Lorca.

Es considerado oro desde la antigüedad, y a través de documentos históricos se puede evidenciar la difusión de su utilización en diferentes culturas. Los árabes, judíos e Incluso romanos le daban un carácter significativo a este elemento.

Pero no divaguemos en exceso, pues lo que muchos consideraban una tradición, hoy día los expertos han realizado investigaciones inherentes a este tipo de aceite. Y este factor se ha sumado a las razones de comprar aceite de oliva.

Y ya que no se encuentran muy claras las razones de comprar aceite de oliva, en Antojo del Sur te las explicamos de la manera más sencilla y clara posible. Esperemos que, estas razones te den una perspectiva diferente a este tipo de aceite, tan apreciado en diversas culturas.

Desde que se cultivan los olivos, hasta que se procesan sus frutos las aceitunas para obtener el aceite de oliva, pueden ocurrir eventos puntuales que pueden afectar la calidad del producto.

Pero no debemos preocuparnos, pues quienes producen este aceite han sabido sortear las variables que involucran su fabricación. La obtención de aceite de oliva se ha optimizado a tal punto que, el aceite de oliva virgen ha sabido aprovecharse tanto como el aceite de oliva virgen extra.Pero no debemos preocuparnos, pues quienes producen este aceite han sabido sortear las variables que involucran su fabricación. La obtención de aceite de oliva se ha optimizado a tal punto que, el aceite de oliva virgen ha sabido aprovecharse tanto como el aceite de oliva virgen extra.

Variedades de aceite de oliva

Existe una variable que debe controlarse a lo largo de toda la fabricación, y esta es su acidez. La acidez del aceite de oliva es el parámetro que dictamina la calidad del producto. Mientras menos acido sea el aceite, más se acerca a su patrón de aceite de oliva virgen extra.

Esta calidad puede verse afectada al extraer olivas que no se encuentran condiciones óptimas, o por inconvenientes durante el proceso de extracción del aceite y su posterior almacenamiento. Esta demás decir, que la acidez se determina a nivel analítico y experimental.

En todo caso, no es la única manera de determinar la calidad del producto, ya que los analistas de calidad y posteriormente catadores profesionales de aceite de oliva dan el veredicto final, degustando diferentes muestras.

Por supuesto, entre los tipos de aceite de oliva que disponemos en el mercado se encuentra el aceite de oliva virgen extra con una acidez de 0,8 %. Seguido de este tenemos el aceite de oliva virgen, disponiendo de una acidez menor al 2%.

Tenemos un caso especial, y se trata del aceite de oliva lampante que supera el 2% de acidez, por lo que no es apto para el consumo humano.

La mejor manera de aprovechar este aceite es la refinación, para luego mezclarlo con aceite de oliva virgen o virgen extra y así obtener una variedad comercializable, conocida como aceite de oliva a secas.

Y finalmente, ya que en la fabricación de aceite de oliva se aprovecha todo, se tiene el aceite de orujo de oliva. Este aceite resulta de la mezcla del aceite de oliva virgen o extra virgen con el aceite obtenido de la molienda de los orujos de la oliva.

Aplicaciones del aceite de oliva

Quedarías maravillado de todas las aplicaciones que puedes encontrar que tiene el aceite de oliva. Esto es gracias a su composición rica en antioxidantes como la vitamina E, polifenoles y grasas mono insaturadas que previenen y controlan los niveles de colesterol.

Seguramente has oído que muchos aceites pierden sus facultades por incidencia de la cocción. Esto es algo que no ocurre con el aceite de oliva, ya que sus nutrientes permanecen en la costra que se forma en las frituras.

Esta resistencia a las altas temperaturas se debe a su alto contenido de ácido oleico. Claro está, esto no significa que debamos excedernos de los 170-180 °C reglamentarios. Esto implica la producción de grasas trans y que el aceite se queme, y no queremos eso.

A lo largo de los años, el aceite de oliva se ha ido integrando en muchos ámbitos, por lo que no es de extrañarse que le demos usos diferentes a los alimenticios.

Tanto a nivel industrial como artesanal se emplea en la fabricación de jabones, cremas, acondicionadores, e incluso lo podemos evidenciar en la limpieza de cuero, hidratación del cabello, y uso medicinal.

Ya no existen más excusas por las que no debas comprar aceite de oliva, dado que su difusión ha permitido que en cada rincón del planeta de disfruten de los beneficios de tan singular aceite.

Garantía de calidad al comprar aceite de oliva

Sea cual sea la marca o tipo que decidas comprar aceite de oliva, la calidad es un parámetro que siempre se hace presente.

Más allá de las pruebas que realicen los fabricantes de aceite de oliva, son los clientes quienes dan el visto bueno.  Es muy raro encontrar un ejemplar que no sea efectivo de acuerdo a los propósitos para los que es adquirido.

Esto se debe  a que los principales exportadores de aceite de oliva, como lo son España, Grecia, Israel, y recientemente Estados unidos, se distinguen por contar con plantas de producción cotizadas.

Los procesos de producción de aceite de oliva se rigen bajo estándares de calidad  internacionales, de modo que los puntos de control se encuentren presentes en cada etapa del proceso productivo.

Quienes se dedican únicamente a la distribución de aceite de oliva, también deben cumplir con estas normas. Esto se hace a fin de que no haya muchas diferencias entre quienes fabrican aceite o lo distribuyen.

No lo pienses más y permite que el aceite de oliva forme parte de tu vida. Suena un poco apasionado, pero si no tuviese tantas aplicaciones, no podríamos decirlo de esta manera.

 

Se generan muchas interrogantes a raíz de la exportación de aceite de oliva. Pero lo cierto es que este aceite es un producto que se consume a nivel mundial. Proporciona un sabor sin igual a las comidas, independientemente si se hace bajo cocción o no.

Es un aceite que se caracteriza por proveer múltiples beneficios a la salud, haciéndose presente en la dieta diaria. Eso sin mencionar los otros motivos por los que se le utiliza, en el campo medicinal y cosmético.

Debemos destacar que, España constituye el líder en la exportación de aceite de oliva, gracias a las condiciones idóneas de suelo y clima, junto con Italia, Grecia, Israel y Marruecos.

Se puede evidenciar, que el consumo a nivel mundial de otros aceites como el de palma o el de girasol, se encuentra por encima de la demanda de aceite de oliva. Los estudios indican que alrededor de un 4% de las personas a nivel mundial, albergan este aceite en sus cocinas.

Sin embargo, esta situación esta cambiando ya que hay nuevos países dedicados a exportar aceite de oliva. China, Australia y el mismo Estados Unidos, promueven el aumento en la tasa de consumo gracias a sus exportaciones.

Las últimas estadísticas indican que España exporta la mitad de lo que produce. Obviamente el resto estaría destinado al consumo nacional.

Lo que ha promovido la exportación de aceite de oliva

Por razones obvias, no todos los países son capaces de producir su propio aceite de oliva. Cualquier país dedicado a exportar aceite de oliva, dispone de un negocio lucrativo. Esto implica un aumento en el producto interno bruto de la nación, aunque no en la misma magnitud que otros recursos.

La propagación del cultivo de olivas a otras latitudes, fomenta el incremento en la oferta de aceite de oliva. Si bien es cierto que llega a un mayor número de personas, la competencia es mayor y por fuerza los precios del aceite de oliva disminuyen.

En todo caso eso no representa una amenaza para los países exportadores de aceite de oliva virgen y virgen extra. Con esto se busca que el aceite de oliva, se vuelva competitivo frente a los aceites de palma o girasol.

Si hay algo que podemos rescatar. es que el aceite de oliva cuenta con un sabor incomparable, que otros aceites no poseen, aun no pasando por cocción.

Para quienes viven en países que no producen esta clase de aceite, disponen de un pedacito de otra cultura que permite potenciar el sabor de los alimentos.

Lo que debes saber sobre la exportación de aceite de oliva

Las exportaciones se estimulan una vez la demanda nacional es cubierta, y eso aplica para cualquier bien que se desee comercializar.

En el caso de España, una vez cubierta la demanda nacional de aceite de oliva, propicia la exportación de este elemento hacia naciones donde no se producía este aceite.

Principalmente, la comercialización de este aceite se estimuló fuera de los predios del mediterráneo. Países aledaños se encargaban de mercadear el aceite a su manera. Mientras que China, Estados Unidos y Australia se convirtieron en los principales compradores de aceite en España.

Los múltiples beneficios que ofrece el aceite de oliva, promovieron que estas dos últimas naciones mencionadas, hayan tomado la iniciativa de cultivar y producir el jugo derivado de las aceitunas.

Cabe destacar, que se requiere de un capital considerable a la hora de materializar estas ideas y de grandes extensiones de terreno para que el negocio del aceite de oliva prospere. Esto funciona tanto para satisfacer la demanda interna de un país como para su posterior exportación.

Considerando el ejemplo de España, específicamente la provincia de Jaén, la producción de 600.000 toneladas de aceite, requieren más de 300 almazaras para la molienda de aceitunas.

Las 600 mil toneladas de aceite de oliva producidas, equivalen a la mitad del total fabricado en España y el 20% de la producción mundial.

Estas cifras solo son posibles gracias a la ocupación de 500.000 hectáreas de terreno, donde tienen presencia 60 millones de olivos. Esto sin tener en cuenta las demás regiones donde se produce aceite de oliva.

Quienes disponen de pocas hectáreas de terreno, solo alcanzan a cubrir su demanda de aceite, por motivos sentimentales o tradiciones. Por lo tanto, para constituir un negocio lucrativo, los terratenientes requieren asociarse entre sí para conformar cooperativas.

Cómo propagar la cultura del aceite de oliva

El crecimiento de la exportación del aceite de oliva, ha permitido que este recurso tenga un reconocimiento sin precedentes.

Se trata de un producto que dispone de numerosas facultades, gracias a su contenido de compuestos fenólicos y antioxidantes. Y por consiguiente, son factores que se van haciendo del dominio público, facilitándose la comercialización.

Por supuesto, fabricantes como Antojo del Sur, han marcado pauta en la comercialización de aceites de oliva de calidad. Es una marca que tiene en su haber, aceites de oliva ecológicos, producto de la optimización de sus procesos.

Sin duda, la exportación de aceite de oliva es una actividad que hasta ahora ha cobrado una relevancia significativa. Por tanto, nuestro amigo promete quedarse por mucho tiempo en muchos hogares a nivel mundial.

Dependerá del esfuerzo local el que sigamos posicionados como el país líder en la exportación de aceite de oliva.

 

aceite-de-oliva-virgen-extra

Sin duda alguna, el aceite de oliva virgen extra es uno de los mejores productos gastronómicos de España. Históricamente se le ha vinculado con el Mediterráneo. Se elabora a partir del fruto del olivo, mediante un proceso ecológico que respeta el medio ambiente y conserva la fertilidad de la tierra. Su calidad y pureza se derivan del óptimo aprovechamiento de los recursos naturales.

La naturaleza hace su parte al favorecer la gestación y crecimiento del olivo. Luego el agricultor ecológico ofrece su disposición y conocimientos para llevar el cultivo a buenos términos, y recoger el fruto justo cuando ha llegado a su punto exacto de madurez, ni más ni menos. Esto lo determina el picor, el amargor y el rendimiento graso.

Una vez descargada, la aceituna se criba y se lava para eliminar de su cuerpo los restos de hojas, ramas y barro que le puedan quedar. Seguidamente se pesan y se vacían en las tolvas, para luego ser llevadas a la sala de molturación, donde son molidas. La pasta resultante pasa a una batidora y después al decanter, donde el material sólido se separa del líquido.

El aceite obtenido se transporta mediante una bomba del vibrofiltro a una centrifugadora que se encarga de eliminar los restos de humedad e impurezas. Después se pasa por un filtro de papel y se almacena en depósitos de acero inoxidable. Por último, se envasa con sumo cuidado, garantizando la calidad y trazabilidad del producto, y se etiquetan. Muchas veces, aunque parezca imposible, hasta en el proceso de comercialización se rinde honor a la naturaleza.

Certificado ecológico para el aceite de oliva virgen extra

Para que el aceite de oliva virgen extra sea reconocido como un producto verdaderamente ecológico, debe ser sometido a un estricto control de calidad en sus distintas fases de elaboración, por parte de un organismo acreditado como la CAEE y USDA Organic.  Tras llevar a cabo varias inspecciones y análisis del producto, el organismo emite un certificado que avala el cumplimiento del proceso. Esta certificación debe aparecer reflejada en la etiqueta del envase, con el logo y nombre de la organización.

La CAAE, que ha certificado más de un millón de hectáreas de tierra en toda Europa y se ha convertido en la empresa de certificación líder en el sector de la producción ecológica, se basa en las normas oficiales de los principales mercados para otorgar las acreditaciones, así como en las homologaciones internacionales de otras entidades de certificación y los programas de certificación privados ideados por el organismo para el desarrollo del sector en todos los niveles.

Los productos con certificado USDA también siguen parámetros rigurosos: Deben contener ingredientes de la agricultura ecológica, excepto agua y sal, y al menos el 95% de sus componentes debe provenir de la agricultura ecológica. Además se permite el uso de ingredientes no orgánicos, solo si estos no están disponibles en forma orgánica.

Un rey en la cocina

Ciertamente, la producción de aceite de oliva virgen extra implica costes mucho más elevados que los del aceite convencional, porque requiere de productos naturales que son más caros, y el rendimiento por hectárea suele ser más bajo. Sin embargo, sus bondades compensan esa diferencia de precios.

La contribución del aceite de oliva virgen extra en la cocina, donde es visto como un rey, ya que no hay platillo que se le resista, es enorme. Los alimentos fritos en abundante aceite de oliva virgen extra se cuecen rápidamente sin modificar su sabor, ya que con el calor de la grasa sus poros se cierran y forman rápidamente una costra. También sirve para saltear.

Emulsionado con otros ingredientes, da textura, cuerpo y sabor a salsas y cremas. Cuando se mezcla con algunas especias, permite la conservación de los alimentos que se sumergen en él. Si se utiliza en pocas cantidades, facilita el asado de alimentos con calor seco. Cuando el cocido es a baja temperatura, lento y prolongado, se logra un confite de textura suave y gelatinosa.

Combinado con vinagre y agua, usando el mismo procedimiento del confitado, sirve para escabechar alimentos. También se usa para aliñar y adobar, sobre todo carnes y pescados, cuando se mezcla con vino o vinagre, así como con cebolla, ajo y diversas especias aromáticas.

Vigilante de la salud

Al aceite de oliva virgen extra se le considera una de las grasas vegetales más estables, porque mejora las cualidades de las comidas sin llegar a producir reacciones tóxicas cuando se les somete a cocción. Otros aceites vegetales procesados aumentan el riesgo de padecer obesidad, diabetes y enfermedad cardiovascular.

Esta variedad de aceite también aporta muchos beneficios nutricionales, que se potencian al máximo cuando este es de origen ecológico. Las grasas monoinsaturadas y el ácido oleico contenidos en él, reducen del riesgo de la enfermedad coronaria.

Asimismo, su alto contenido de antioxidantes ayuda a disminuir los niveles de colesterol malo y combate los radicales libres, contribuyendo de esta manera a prevenir el envejecimiento prematuro. La presencia de otros nutrientes de acción desinflamatoria reduce dolores en las articulaciones y músculos.

Respeto al medioambiente

Pero más allá de enriquecer las comidas con su sabor, y de mantener la salud de las personas que lo consumen, el cultivo del olivar mediante técnicas de agricultura ecológica también genera beneficios agroambientales que impactan enormemente sobre la conservación de todo el entorno natural.

Esta técnica, con la que se ha logrado recuperar el sabor, el olor y el color, así como las propiedades físico-químicas que siempre tuvo el aceite de oliva virgen, emplea fertilizantes orgánicos y labranza mínima, lo cual resulta muy aconsejable para mantener el equilibrio tanto en la fauna como en la flora.

Asimismo, con este tipo de procedimiento se evita la erosión de los suelos, porque se enriquecen de forma natural al descartar el uso de productos químicos, y no deja que el agua del subsuelo se contamine, pues sus fertilizantes son las compostas, estiércol de oveja, humus de lombriz y biomasa, entre otros. El aceite de oliva virgen extra es sabor, salud y desarrollo sostenible, ¿qué más se le puede pedir?.

hojiblanca-arbequina-y-picual

Al igual que los vinos, cuyos aromas y sabores dependen del tipo de uvas que se empleen para su elaboración, las cualidades y usos del aceite de oliva están determinados por el tipo de aceitunas utilizadas. Dentro de la variedad de aceites monovarietales están el hojiblanca, el arbequina y el picual, obtenidos de esos tres tipos de aceitunas.

La cocina española no sería la misma sin el aceite de oliva virgen. Este es un ingrediente imprescindible en la dieta mediterránea, y en virtud de esa necesidad, España se ha convertido en el mayor productor mundial del bien llamado “oro líquido”, llegando a registrar hasta 260 variedades, donde el virgen extra es el máximo exponente de calidad.

Según su proceso de elaboración, el aceite de oliva virgen extra se clasifica en coupage y monovarietal. El primer tipo de aceite se obtiene al mezclar distintas variedades de aceituna, mientras que el segundo es el resultado de la extracción de un solo tipo de aceituna.

La riqueza aromática del hojiblanca

La aceituna hojiblanca toma su nombre del color blanquecino presente en el envés de sus hojas. También se le conoce como lucentina por el reflejo metalizado que emiten sus hojas cuando reciben la luz del sol. Pero esas no son sus únicas denominaciones. Hay regiones en las que le llaman casta de lucena, xinxolera, azufaifa, mançanença y mançanet.  Los cultivos de hojiblanca suman el 16% de la producción andaluza, con más de 200 mil hectáreas en Córdoba y Málaga, y en menor cantidad en Sevilla y Granada, así como en otras regiones de España.

Esta es una aceituna de verdeo muy valorada por su alta capacidad para resistir el maltrato en recolección, incluso alejada de su zona de cultivo, aunque presenta resistencia al desprendimiento, con lo que se dificulta la recogida. Su floración tiene lugar durante las dos primeras semanas de mayo, y su maduración se concreta entre finales de noviembre y finales de diciembre.

Su rendimiento en aceite es bajo, pero de ella se obtienen aceites de tonos dorados y sabor vegetal con toques dulces, aunque al final proporciona un ligero picor en boca. La riqueza de su aroma a hierbas recién cortadas y frutas frescas, es perfecta para potenciar el sabor de pescados azules como el salmón o el atún. También es ideal para carpaccios de carne o pescado. El aceite hojiblanco es el compañero ideal para pastas, cremas, salteados y conservas vegetales.

Desde el punto de vista físico-químico, presenta una composición de ácidos grasos muy equilibrada con ácidos saturados relativamente más bajos que otros aceites, mientras que desde el punto de vista alimenticio resulta muy favorable. También incide positivamente en la salud al poseer 75% de ácido oleico y 7% de ácido linoleico. Por eso es el aceite ideal para consumir cuando se hacen dietas. La estabilidad ante la oxidación no es elevada, sin embargo se recomienda almacenarlo al amparo de la luz y sin excesiva oxigenación.

Arbequina, el más suave y dulce

La aceituna arbequina debe su nombre la localidad de Arbeca, en Lérida, de donde es originaria. Recibe otros nombres: Arbequí, Arbequín, Blancal, Herbequín, Oliva de Arbela, Oliva de Borjas Blancas y del Manglot. Es la variedad más extendida en Catalunya, después de Lérida, y la de más renombre. También llega a darse en las provincias de Zaragoza y Huesca, en la comunidad de Aragón.

El fruto no cae fácilmente debido a su pequeño tamaño, y su recolección no se puede hacer mecanizada, sino de forma manual. Tiene un periodo medio de maduración que se prolonga desde la segunda semana de diciembre hasta la segunda de enero. Su elevada productividad y buen rendimiento graso hacen que sea la variedad con mayor porcentaje de extracción de aceite.

De la arbequina resultan aceites ligeros, suaves, de textura muy delicada, y dulces. Su sabor varía dependiendo de la clase de suelo y el clima donde se dé. Rara vez amargan, y pueden picar un poco en la garganta, como indicativo de su frescura.

Además son aceites muy aromáticos, con notas olfativas características como la almendra, el tomate y la manzana. También tiene toques maduros, de fresco afrutado y trigo verde. Son más delicados frente a la oxidación, por ello es recomendable mantenerlos resguardados de la luz y el calor.

Por ser suave y dulce, es ideal para iniciar a los niños en el consumo de aceite de oliva, o a las personas no habituadas a su ingesta. A partir de él se pueden elaborar mayonesas o salsas de sabor delicado. En repostería puede sustituir la mantequilla. También es el acompañante perfecto para tostadas y ensaladas, así como para pescados y mariscos.

Comercialmente se ha convertido en el aceite de mayor reclamo de producción y consumo. Como el resto de los aceites de oliva virgen extra, el de arbequina tiene un alto porcentaje de ácido oleico que contribuye a reducir el colesterol malo (LDL) y a aumentar el bueno (HDL).

Sabores intensos con picual  

La aceituna picual es originaria de Jaén, pero se le relaciona a Andalucía, principal región productora del mundo y a las provincias de Córdoba y Granada, donde se calculan más de 600 mil hectáreas de cultivo. También está presente en Badajoz, Málaga y Ciudad Real. Representa el 50% de la producción española y un 20% de la producción mundial.

Su nombre se debe a la forma puntiaguda del olivo. La aceituna picual tiene una precoz entrada en producción y alta productividad. La maduración de sus frutos comienza en la segunda semana de noviembre y se prolonga hasta la tercera semana de diciembre. El árbol se adapta a diversas condiciones de clima y suelo, tolera las heladas, pero resiste muy poco a la sequía.

El aceite obtenido de esta variedad de aceituna es ligeramente amargo y con un suave picor final, con lo cual adquiere gran personalidad. Su intenso sabor con notas a madera y hierbas recién cortadas, combinado con el aroma a herbáceos frutales tales como el olivo, la higuera, el tomate y la tomatera, le da mucha fuerza y cuerpo.

Su intensidad potencia el sabor de jamones, embutidos, cecinas y quesos. Se puede emplear tanto en ensaladas como en macerados de carnes. En temperaturas mantiene sus propiedades, por lo que es ideal para frituras. Igualmente permite excelentes resultados en empanados y rebozados.

El aceite de picual también es perfecto para hacer guisos lentos y conservas de alimentos crudos o cocinados. Refuerza el sabor tradicional de las llamadas frutas de sartén, y en repostería puede llegar a sustituir a la manteca en muchos dulces tradicionales como las magdalenas.

Su elevado contenido en polifenoles lo convierten en el aceite más estable que existe. Además es la variedad que más antioxidantes posee. Puede llegar a contener hasta un 80% de ácido oleico monoinsaturado, que ayuda a prevenir  enfermedades cardiovasculares y hepáticas, y solo un 4% de ácido linoleico, que en exceso resulta perjudicial para la salud.

aceite ecológico

Creemos en las propiedades y beneficios del aceite ecológico y de nuestro aceite ecológico virgen extra. Te presentamos una lista de algunas de las razones.

Por su cuidadosa forma de ser preparado, sin aditivos químicos ni procedimientos complicados, y por las propiedades de sus componentes, el aceite de oliva ecológico se perfila en la actualidad como un producto altamente recomendable, no por cuestión de moda, sino porque al producirse no atenta contra el medio ambiente, y además nos proporciona grandes beneficios, tanto interna como externamente. El aceite de oliva ecológico suele dañarse con menor rapidez, ya que las aceitunas con las que se prepara son recolectadas cuando están en su punto  exacto de maduración. El proceso orgánico de elaboración, desde la selección y limpieza de las aceitunas hasta la extracción y el almacenamiento, previene la degradación del ecosistema, al respetar los ciclos naturales de las plantaciones. Contiene varios antioxidantes, entre los que destacan el hidroxitirosol y el oleocantal. El hidroxitirosol es considerado uno de los antioxidantes naturales más potentes, por lo que puede proteger a las células del daño oxidativo que producen los radicales libres y disminuir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. El oleocantal, presente en el aceite de oliva virgen extra, siempre que se haya obtenido por extracción en frío y conservado en buenas condiciones, también interviene en varios procesos de prevención y recuperación de enfermedades, pero según estudios científicos, su capacidad se concentra en la eliminación acelerada de células cancerosas. El aceite de oliva es fuente segura de ácido oleico, un integrante de la familia omega 9 que actúa sobre el sistema cardiovascular y el corazón, al aumentar el colesterol bueno (HDL) y reducir el colesterol malo (LDL) en la sangre. Asimismo, interviene en la salud hepática, ayuda a prevenir la formación de cálculos biliares y reduce los niveles del Her-2/neu, protooncogén asociado a cánceres agresivos. Es rico en vitamina E, lo que le convierte en un excelente aliado para luchar contra el envejecimiento prematuro, resguardar las células, tejidos y órganos del cuerpo de los daños causados por los radicales libres, y fortalecer al sistema inmunitario frente a virus y bacterias, así como prevenir cardiopatías y accidentes cerebrovasculares. Por ser gran fuente de vitamina E, el aceite de oliva es utilizado en cosmética como nutriente para mantener en excelentes condiciones la piel, las uñas y el cabello. Algunas mujeres lo utilizan con éxito para retirar el maquillaje de la cara, e incluso, hay quienes dicen que utilizado antes de rasurarse, protege la piel de irritaciones. Mezclado con azúcar se convierte en un maravilloso exfoliante casero que, pese a lo  económico, termina ofreciendo resultados sorprendentes, en ocasiones, incluso, hasta más contundentes que los obtenidos con cualquier otro producto de laboratorio. Lo mismo sucede con el cabello resquebrajado al colocar unas pocas gotas de aceite de oliva ecológico sobre sus puntas.

Quizás lo que está más a la vista de todos, y es comprensible, porque no es fácil de ocultar, es que, con el aceite ecológico de oliva puede pude deleitarse a cualquier paladar, por muy exquisito que sea. ¿Y es que quién puede rendirse ante una suculenta ensalada aderezada con aceite de oliva, a una gominola, pimientos, alcachofas y salmorejos en aceite de oliva o, simplemente degustarlo sobre una rebanada de pan tostado para empezar el día de una forma muy enérgica?.

aceite de oliva ecológico

Hablar de aceite de oliva ecológico en el mundo es hablar de España, no solo porque el Mediterráneo es una zona muy fértil e ideal para la cosecha del acertadamente llamado oro verde, sino porque el país es el principal productor y exportador de este apreciado elixir en todo el globo terráqueo.

Andalucía -con más de 300 millones de plantas en 2.5 millones de hectáreas-  produce el 83% del aceite español y el 32% del aceite mundial, con Jaén a la cabeza y luego Córdova. Desde allí se coloca el producto en más 160 países. Esto ha hecho que el aceite de oliva andaluz sea casi obligatorio en la dieta mediterránea, y esté presente en la mesa de muchos hogares en el mundo.

Aceite de oliva ecológico preferencia mundial

En la campaña pasada, Andalucía exportó un total de 589.406 toneladas. Para esta campaña se espera que la comercialización también sea significativa. Italia, quien antes ocupaba la primera posición como exportador mundial, es el país que más adquiere aceite de oliva andaluz. Le siguen Francia y Reino Unido, y más recientemente, su exportación se ha expandido a Asia, específicamente hacia China y Japón. Estados Unidos también ha sido un buen comprador.

Muchos se preguntarán, ¿qué hace tan especial al aceite de oliva virgen extra ecológico andaluz?, la respuesta es sencilla: Su calidad y excelente sabor, así como sus virtudes alimenticias, sobre todo en este momento cuando se está dando una apertura internacional de la cocina española, y las múltiples aplicaciones que puede tener en otros campos como la cosmética y la medicina.

Salud y medio ambiente

Y al hacer mención a la salud, es imposible no referirse al aceite de oliva ecológico que se produce en Andalucía. Existen en la actualidad muchos productores en la región que trabajando bajo el método orgánico. De hecho, más de 70 marcas de esta variedad están certificadas hasta el momento por el Comité Andaluz de Agricultura Ecológica (CAAE), lo que garantiza la calidad del producto.

¿Pero qué tiene de especial esta variante?, pues sigue siendo el mismo aceite de oliva virgen extra de toda la vida, con la diferencia de que se produce en condiciones especialmente controladas, respetando el medio ambiente y los principios de la agricultura ecológica. Este se obtiene cuidadosamente de aceitunas sanas y en su punto exacto de maduración.

Procedimientos garantizados

Los productores andaluces realizan la extracción mediante modernos sistemas continuos que, además de permitir ahorrar agua, reducen la aparición de alpechín, un líquido fétido que sale de las aceitunas antes de la molienda y cuando se las exprime con agua hirviendo, con lo que se minimiza el impacto medioambiental que genera el tratamiento de los residuos sobrantes de esta actividad.

Tampoco utilizan productos químicos, ni ningún producto que pueda implicar riesgos para la salud humana y la naturaleza. Para complementar la pureza del procedimiento, almacenan el aceite en grandes depósitos de acero inoxidable o fibra de vidrio. Todo esto hace que el aceite de oliva ecológico de Andalucía tenga un excelente sabor, color y textura, y sea mucho más saludable.

Más allá de constituir la base socioeconómica de su población, al generar fuentes de empleo y recursos para la región, la producción de aceite de oliva en Andalucía sigue manteniendo viva la tradición gastronómica y cultural del fruto del olivo, arraigo y orgullo de estas tierras mediterráneas.

Desde ayer viernes y hasta el domingo está abierta en el patio de la Diputación la II feria del pan y el aceite. Antojo del Sur como en la anterior edición está presente y trae a la capital sevillana su aceite de oliva virgen extra ecológico. No dejen de visitar nuestro stand. 

 

Buenos días, hoy os traigo una entrada al blog que se que Juan me regañará por esto, pero como es, me he voy a permitir publicar un enlace donde el amigo José Morales García escribió en su blog sobre él.

Hopitalidad

Nada mas… y nada menos.

 

 

El pasado viernes el presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos inauguró la primera muestra de productos ecológicos de la provincia que está abierta hasta el domingo. En esta feria estamos presentes Antojo del Sur dando a conocer y probar nuestro aceite galardonado como mejor aceite de las sierras de Sevilla 2014 y 2015. Pueden visitar nuestro stand situado en el patio de la Diputación.

La feria, en cuya organización ha colaborado la asociación Ecovalia, que promueve la producción ecológica y el consumo responsable, incluye “un completo programa de actividades y dinamización, al objeto de que el público conozca más acerca de todo este tipo de productos, a la vez que pueda disfrutar de su tiempo de ocio”. Así, durante los tres días de la feria se sucederán ponencias como ‘Alimentación Ecológica y Salud’ o ‘Cómo identificar los productos ecológicos’, así como talleres, entre los que se incluye ‘Cómo hacer un huerto en casa’ o ‘Jardín comestible’; además de exhibiciones y proyecciones. Asimismo, y en línea con el estilo de vida saludable, la muestra cuenta con la participación de la Asociación del Aljarafe para Técnicas Terapéuticas y Meditativas, que ofrecerán talleres de meditación, Reiki y Taichí, así como con catas y degustaciones dentro de una variada muestra de productos ecológicos sevillanos, tales como aceites, vinos, panes o quesos y lácteos.

Fuente Elaboración propia, 20 minutos y ABC Sevilla.

El presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, presentó el 8 de octubre el calendario de ferias de la Muestra de la Provincia, que se desarrollarán en el patio de la institución provincial hasta finales de año dentro de la programación de un nuevo ciclo. Este segundo periodo es una gran novedad, asegurando así la celebración de ferias turísticas prácticamente durante todo el año. El objetivo es ofertar una programación “cada vez más amplia, de forma que abarquemos mayor representación del tejido empresarial de la provincia”, puso de relieve Villalobos tras hacer repaso a los eventos organizados, a través de Prodetur, durante el primer semestre del año. Una programación que incluyó un total de nueve ferias. La principal novedad en este nuevo ciclo de muestras, que incluye nueve eventos más de aquí a final de año, es la Feria de Productos Ecológicos de la Provincia, que se celebrará entre el 16 y el 18 de octubre. “Es una temática muy demandada -en línea con el éxito de las muestras gastronómicas- y de gran tendencia en los últimos años, que busca potenciar el valor de aquellos productos que se obtienen con técnicas absolutamente respetuosas con el medio ambiente. Al tiempo que se logran alimentos saludables, con estas técnicas ecológicas se contribuye a la sostenibilidad agrícola, favoreciendo el desarrollo económico”, dijo.

Las ocho ferias restantes que se desarrollarán, en este segundo periodo del año, son: VI Muestra de los Vinos y Licores (del 23 al 25 de octubre); III Muestra de Semana Santa y Turismo Religioso (del 30 de octubre al 1 de noviembre); II Feria Sabores de la Provincia (del 13 al 15 de noviembre); X Feria Mujeres Empresarias, organizada por el Área de Cohesión Social e Igualdad (del 20 al 22 de noviembre); II Feria de la Innovación y Nuevas Tecnologías en los Gobiernos Locales, organizada por la sociedad Inpro (del 25 al 27 de noviembre); III Feria de la Moda (del 2 al 4 de diciembre); y VII Feria de la Gastronomía y la Artesanía, esta última dividida en dos tramos: del 10 al 13 de diciembre; y del 16 al 19 de diciembre.

Además de estas muestras, la sede de la Diputación acogerá, del 6 al 8 de noviembre, y sucediendo a la Muestra de Semana y Turismo Religioso, el III Encuentro Nacional de Jóvenes de Hermandades y Cofradías, en cuya organización colabora el Consejo de Hermandades y Cofradías de Sevilla. En el marco de este evento, que cuenta con la colaboración de la institución provincial, la Casa de la Provincia acogerá una muestra de arte sacro, entre los días 3 y 8 de noviembre.

En el acto estuvieron cuatro emprendedores que son ejemplos de superación: Juan Pérez Racero, de Aceite Antojo del Sur (El Saucejo), premiado por la Diputación como el mejor de las sierras en 2014 y 2015; Lola de los Reyes, de las tortas de aceite artesanas de Castilleja de la Cuesta Upita de los Reyes, que exporta a países como Bélgica, Holanda y Estados Unidos; José Antonio Gallego, de la agroganadera Galyval, de San Nicolás del Puerto; y el experto en moda flamenca de Burguillos Eloy Enamorado.

Fuente: Diario de Sevilla