InicioAmantes del aceite de oliva¿Realmente engorda el aceite de oliva? Tips para el consumidor

¿Realmente engorda el aceite de oliva? Tips para el consumidor

Digamos que ésta es una de las preguntas que frecuentemente se hacen quienes buscan tener una alimentación más saludable. Más allá de que el zumo de aceitunas tenga tantas virtudes, se trata de un producto que efectivamente engorda.

Sin embargo esta afirmación depende de muchísimas variables, y por ello se han realizado estudios relacionados en los que se concluye que los beneficios del aceite de oliva superan sustancialmente a sus efectos negativos.

Una alimentación balanceada está compuesta principalmente por agua, fibra, carbohidratos, proteínas, y grasas en menor proporción, de acuerdo a los parámetros estándar de nutrición.

Lamentablemente la población ha abandonado los buenos hábitos alimenticios, y ha incorporado alimentos atiborrados de azucares y grasas saturadas en su dieta, lo que deriva que un cuarto de la población adulta en España padezca de obesidad.

Las grasas saturadas se encuentran presentes en productos lácteos, cárnicos y algunos carbohidratos simples, y dichos lípidos se van almacenando en el organismo produciendo enfermedades cardíacas, obesidad, diabetes, entre otras.

Está demás decir que el consumo de este tipo de grasas debe reducirse al mínimo, sustituyéndose por las denominadas grasas insaturadas, presentes en mayor proporción en el aceite de oliva.

¿Por qué incluir el aceite de oliva en la alimentación?

El zumo de aceitunas es una grasa que dispone de triglicéridos en una tasa aproximada del 95-98%, conformada por los ácidos oleico, linoleico y palmítico.

Son varios los aceites comestibles que pueden utilizarse a la hora de complementar una alimentación saludable. No obstante, el aceite de oliva es la grasa vegetal que reúne la mejor proporción de ácidos grasos insaturados, siendo el ácido oleico un nutriente esencial.

Las grasas insaturadas ayudan a metabolizar la grasa que se encuentra acumulada en ciertas partes del cuerpo, además de regular los niveles de colesterol bueno y malo (LDL y HDL, respectivamente).

El ácido oleico es un ácido graso monoinsaturado del grupo omega-9, y puede sonar conocido gracias a que muchos suplementos disponen de este elemento. De acuerdo al tipo de aceituna, la cantidad de ácido oleico es variable, siendo el Picual un aceite rico en esta grasa.

Seguido del ácido oleico se encuentra el ácido linoleico, que en este caso se trata de un ácido poliinsaturado perteneciente al grupo omega 6, e igualmente una grasa insaturada. Y por último el ácido palmítico que no es más que una grasa saturada, de las cuales ya hablamos con anterioridad, pero que se encuentra en cantidades menores respecto a otros aceites.

Consumiendo aceite de oliva de manera responsable

El hecho de que el aceite de oliva engorde, no significa que no deba incluirse en la dieta cotidiana. Un adulto que siga una alimentación saludable debe incluir una porción regulada de grasas insaturadas, ya que el cuerpo requerirá de este tipo de nutrientes.

La dieta diaria no debe exceder las 2500 kilocalorías dentro de las cuales, 700 kilocalorías son las pertenecientes a las grasas insaturadas, o en otras palabras, la porción correspondiente de aceite de oliva.

Esto puede sonar bien pero, ¿cómo se traducen esas 900 kilocalorías en cantidades medibles? Una porción de 40 mililitros de zumo de aceitunas al día puede ser suficiente, distribuida en rodajas de pan integral, ensaladas y comidas calientes.

Añadir el aceite de oliva en frío es una sabia decisión, pero su incorporación durante la cocción tiene sus bemoles. No es un secreto que el aceite de oliva cuando se somete a altas temperaturas, pierde una cantidad considerable de nutrientes.

En todo caso, puedes elegir agregar aceite de oliva una vez la comida esté servida, si eres amante de las notas y sabores de este néctar de aceitunas.

Otras consideraciones adicionales

El aceite de oliva es ideal para incluirle cuando se desea bajar de peso y medidas, pues estos dos parámetros disminuyen al ingerir este aceite diariamente, suprimiéndose igualmente las grasas saturadas.

La inclusión de aceite de oliva y una alimentación balanceada, son aspectos que deben complementarse con ejercicio físico, de modo que los resultados sean más duraderos y el aceite se metabolice correctamente.

Los aceites de oliva virgen y virgen extra constituyen elecciones asertivas, ya que son aceites que disponen de mayor cantidad de virtudes conocidas, así que no escatimes en adquirirlos.

En otras palabras, el consumo del llamado “Oro del Mediterráneo” ofrece múltiples ventajas, garantizándote una mayor salud, vitalidad y longevidad, claro está, si mantienes estos hábitos por mucho tiempo.

1 comentario

  1. ANTONIO M dice: 30 agosto, 2017

Trackbacks and pingbacks

No trackback o pingback disponible para este artículo

Deja un Comentario