Aceite de oliva lampante. Datos interesantes que debes saber

En todos los lugares donde se produce zumo de aceitunas, se conoce el provecho que se puede sacar al aceite de oliva lampante, pese a ser considerado el patito feo del cuento.

El objetivo al que se apunta en la extracción de zumo de aceitunas es el aceite de oliva virgen extra y si éste se excede un poco en acidez da lugar entonces al aceite virgen. Cuando se produce una cosecha de aceitunas, ningún fruto se desperdicia.

Esto significa que las olivas son seleccionadas para la producción de aceites vírgenes, descartando aquellas que se encuentran pasadas, picadas, caídas al suelo, o que hayan sido víctimas de plagas, las cuales no son pocas.Aceite de oliva de primera extracción

Estas otras aceitunas pasan igualmente por procesos de prensado y extracción de los que se deriva el aceite de oliva lampante, que si bien cuenta con algunas de las  virtudes de su hermano virgen extra, su apariencia, olor y sabor son indeseables, de modo que no es apto para el consumo.

El aceite de oliva lampante no se encuentra a la venta en supermercados, ya que nadie lo compraría por haberse ganado su fama de indeseable. No obstante se trata de un subproducto que goza de gran importancia industrial de la cual vale la pena hablar.

Historia del aceite de oliva lampante                      

La palabra lampante proviene de ser un aceite que se utilizaba como combustible para lámparas tal y como ocurre con el queroseno. Lo cierto es que este producto lleva mucho produciéndose, habiendo numerosos relatos antiguos que lo evidencian.

Desde el siglo XIX se hablaba que en las almazaras antiguas se extraía aceite de las olivas podridas o defectuosas, lo que generaba un olor nauseabundo, siendo necesario tratarlo con operaciones que lo suavizaran.El aceite de  oliva lampante se empleó primeramente como combustible de lámparas

Este aceite disponía de costes más altos de producción, y por ello se vendía a un precio superior que el de sus similares virgen y virgen extra.

El panorama ha cambiado con el tiempo, ya que en la actualidad los aceites de oliva virgen y virgen extra cuentan con mayor valor, dado que las nuevas tecnologías encargadas de preservar su estabilidad, olor y sabor exquisito, son notablemente más costosas.

El aceite lampante es tratado en otras plantas junto con los orujos procedentes de la extracción, todo con el fin de producir aceites de oliva refinados, siendo muchos los productos derivados.

¿De qué forma se aprovecha el aceite lampante?

Este aceite básicamente cuenta (en el mal sentido de la palabra) con olores y sabores característicos, cero frutosidad en el sabor, además de una acidez por encima de los valores permitidos (acidez mayor a los 2°), detectada a través de ensayos en el laboratorio.

Sin embargo tiene en su haber las vitaminas, polifenoles y nutrientes del aceite de oliva virgen extra, la mayoría de los cuales son sacrificados en el proceso de refinación.

El aceite de oliva lampante se transporta a las plantas refinadoras junto con el orujo total del proceso, donde se le despoja de olor, color, y sabor a través de tratamientos fisicoquímicos, así como también realizar la adición de sustancias que tienen como finalidad neutralizarlo.Envasado en serie de aceite de oliva

El producto final es lo que conocemos como aceite refinado, que se caracteriza por estar desprovisto de acidez y sensaciones, y para que pueda ser consumido por el público deberá tratarse una vez más.

En esta oportunidad se adiciona cierta cantidad de aceite virgen extra a este material refinado para convertirlo en aceite de oliva a secas, siendo el producto que se comercializa y ubicado en los anaqueles.

Los distribuidores de marcas blancas son los principales “transformadores de aceites”, que aunque obtienen productos de calidad intermedia, cuentan con mayores beneficios para la salud que otros aceites como el de palma, colza, maíz y otros existentes.

Razones por las que el aceite lampante no debe desperdiciarse

Es bien sabido que desechar aceites resulta poco beneficioso para el ambiente, ya que los ecosistemas no suelen degradarlos fácilmente, teniendo en cuenta que existen instituciones que se rigen por normativas ambientales, penalizando a empresas por estos hechos.

Todo proceso genera desperdicios, y cada empresa o cooperativa que se dedique a la fabricación de aceites de oliva debe afrontar cierta responsabilidad para aprovechar cada elemento que se considere inservible.El aceite de oliva lampante es tratado para su aprovechamiento máximo

Y eso es justamente lo que sucede con el aceite de oliva lampante, que aunque resulte poco atractivo de vender a primera vista, en el mundo de hoy existen tecnologías capaces de transformarlo, de manera que los productores de aceite de oliva recuperen su inversión.

Los aceites de oliva a secas cumplen un papel fundamental en satisfacer la demanda de los consumidores, además de tratarse de aceites que sirven perfectamente para las labores culinarias principales como freír, preparar salsas, etc.

Ahora bien, si lo que buscas es calidad y beneficios para la salud, entonces invierte en aceites de oliva virgen extra. En todo caso, los aceites lampantes cumplen un propósito, y de no producirse éstos, el mercado de aceite de oliva se vería inmerso en un gran riesgo de subsistencia.

 

Share your thoughts

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp Estamos en WhatsApp!