InicioMercadoLa divulgación del Aceite de Oliva y el Imperio Romano

La divulgación del Aceite de Oliva y el Imperio Romano

Muchos autores suelen referirse al Aceite de Oliva como el “Oro del mediterráneo”, el cual gracias a su utilidad ha sabido posicionarse en el mercado mundial de aceites. Sin embargo, muchos desconocen los factores que han promovido que este producto se haya hecho tan conocido y prestigioso.

El Imperio Romano se caracterizó por brindar a la Humanidad una serie de aportes representativos, tales como el Derecho Romano, la Arquitectura, lenguas romances entre las que se incluye el castellano, además de otros aspectos.

El cultivo del olivo y la extracción de su aceite no son una invención exclusiva de los romanos, sino que éstos contribuyeron a que la producción y comercio del zumo de aceitunas se haya optimizado, expandiéndose hacia diversas regiones del Mediterráneo y más allá.

Esta ocasión es idónea para hablar un poco de historia, para entender que las virtudes del Aceite de Oliva y sus muchos usos, son conocidos gracias a la influencia realizada por el Imperio Romano en la cuenca mediterránea.

Los orígenes del Aceite de Oliva

Se dice que los griegos iniciaron la producción de Aceite de Oliva desde el periodo minoico antiguo, a mediados del milenio II a.C, encontrándose que dicho aceite se utilizaba con fines rituales. Los griegos fueron capaces de llevar el cultivo de olivas hacia la península italiana, pues el clima era bastante propicio para realizar este tipo de actividades.

Escultura en piedra que evidencia que el aceite de oliva se producía desde los días del imperio romano

Transcurridos cientos de años desde la primera plantación, la extracción de aceite de oliva y su comercialización hicieron posible que se convirtiese en un recurso cotizado. Los fenicios igualmente contribuyeron con la introducción del cultivo de olivas en la provincia Bética, que es donde actualmente se ubica Andalucía, el mayor núcleo de producción de Aceite de Oliva en España.

Cuando los romanos ingresan a las regiones del norte del Mediterráneo, consiguen las plantaciones de olivos, y la medida siguiente sería potenciar las técnicas de cultivo y hacer llegar el zumo de aceitunas a nuevos horizontes.

El Imperio Romano como impulsor del Aceite de Oliva 

No obstante, aún le faltaba librar una batalla a los romanos en contra de sus rivales de guerra: los cartagineses, quienes se encargaban de la producción de Aceite de Oliva en la región norte de África.

El poderío romano se impuso sobre los cartagineses, y los vencedores pudieron encontrar plantaciones de olivos, las cuales se optimizarían de la misma forma que se hizo con los cultivos iniciales de griegos y fenicios.

Los romanos fueron previsivos en conservar la tradición de cultivo y fabricación de aceite registrando cada aspecto, descrito detalladamente en los textos de agricultura de Catón. El tratado de Catón contiene todo lo concerniente a las buenas prácticas de agricultura y ganadería, de modo que cada aporte relacionado se va incluyendo en este código.

Testaccio: Monte que relaciona al aceite de oliva y el imperio romano

Las principales zonas de producción de Aceite de Oliva estarían situadas en Tripolitania (Actual Trípoli en Libia), la provincia Bética y el Mediterráneo francés. Una de las razones por las que el Imperio Romano fue sumamente próspero, es debido a la exportación del Aceite de Oliva, y una de sus evidencias es el monte Testaccio, ubicado en Roma.

 

Se trata de un monte artificial conformado por ánforas rotas, las cuales transportaban el Aceite de Oliva proveniente de Tripolitania, Provincia Bética y el Mediterráneo francés, y una vez vaciadas debían romperse y rociarse con cal para evitar malos olores.

Para ese entonces, la mayor proporción de Aceite de Oliva que llegaba a la Hispania Romana provenía de la Bética, comprendida por un 80% del aceite total exportado.

La exportación de Aceite de Oliva en la actualidad

El mercado del Aceite de Oliva ha variado considerablemente, ya que muchos otros países se han sumado a la exportación de este recurso. Más allá del valor monetario que posea el zumo de aceitunas, éste sigue siendo apreciado por muchos.

Los dueños de almazaras no se toman la fabricación del Aceite de Oliva a la ligera, sino que se preocupan porque sus aceites cumplan los criterios de acidez, picor, frutosidad, entre otros.

Estos fabricantes se han esmerado por incluir entre sus productos al Aceite de Oliva ecológico, el cual contiene menor cantidad de químicos agregados, sea cual sea la etapa del proceso productivo donde se incorporen.

Esto se realiza en virtud de emular la elaboración de aceite de tiempos anteriores, además de producir un aceite que contenga los nutrientes que el cuerpo necesita.

Los productores actuales de Aceite de Oliva son acreedores de una cultura vigente desde hace miles de años, y su responsabilidad consiste en preservar este patrimonio con el fin de que las nuevas generaciones sigan disfrutando de este bien tan preciado.

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola